EL BOTÁNICO AHORA

ES PRIMAVERA EN EL JARDÍN

DESPERTANDO DEL LETARGO

CATALOGO VIRTUAL DE ESPECIES VEGETALES

Tradescantia × andersoniana W. Ludw. & Rohweder cv. ‘Blushing Bride’

FAMILIA : COMMELINACEAE NOMBRE CIENTÍFICO : Tradescantia × andersoniana W. Ludw. & Rohweder cv. ‘Blushing Bride’ NOMBRE COMÚN : OREJA DE GATO COLECCIÓN DEL JARDÍN : Plantas útiles: Medicinales DESCRIPCIÓN :

Planta de rápido crecimiento que destaca por su follaje variegado en blanco y rosa. Las hojas nacen blancas, sin peciolo, abrazadas a las ramas, con tintes rosa fucsia y con la punta verde. A medida que van madurando, pasan a verde oscuro y brillante. La coloración es más llamativa durante el invierno y la primavera.

HÁBITAT :

El género Tradescantia incluye numerosas especies de plantas nativas de zonas tropicales de América Central y del Sur entre las cuales no existen barreras a la hibridación por lo que pueden dar lugar a nuevas especies. Ese es el caso de Tradescantia × andersoniana que proviene de la hibridación entre tres especies diferentes: T. Ohiensis, T. Subasper i T. Virginiana. Dentro de esta, encontramos diversos cultivares, entre ellos el denominado ‘Blushing Bride’, nativo del este de Norte-América.

FLORACIÓN Y FRUCTIFICACIÓN :

Florece a mediados de primavera y durante el verano, flores hermafroditas de tres pétalos de color blanco o rosado con estambres amarillos. Los frutos tienen forma de cápsula con dos semillas por lóculo.

CONSERVACIÓN :

Ampliamente cultivada.

CURIOSIDADES :

Las especies del género se utilizan como bioindicadores, es decir, para estudiar los efectos mutagénicos de los contaminantes atmosféricos.

CULTIVO EN EL JARDÍN :

Es una planta ornamental fácil de cultivar que se puede utilizar para entapizar el jardín, como trepadora con los apoyos adecuados o como planta colgante. Necesita temperaturas superiores a los 10 °C  y mucha luz, aunque no de rayos directos de sol porque la zona expuesta se quema y queda manchada. La humedad del substrato también es importante por lo que se tiene que regar regularmente (aunque sin anegamiento), sobre todo en primavera y verano. Hacia finales del verano, cuando se para la floración y puede tener peor aspecto, conviene podarla intensamente para impulsar la renovación y el crecimiento de hojas nuevas que son las que aportan su característica y atractiva coloración.